jueves 15 de noviembre del 2018

Última carga01:25:37

Hinchas de Ñublense y Curicó protagonizan batalla campal en peaje de Talcahuano

“¡¡¡Soy de Curicó conche...!!!”, grita como desaforado un hincha de Curicó Unido, mientras arranca  de un efectivo policial para subirse a la micro que está a diez metros del peaje interportuario que marca el ingreso a Talcahuano.
“¡Vamos cabros, vamos!”, grita uno de los líderes de “Los Rediablos”, anunciando la retirada ante la intervención de carabineros.
El sector penquista fue el escenario de una verdadera batalla campal protagonizada por un centenar de hinchas de Ñublense y cerca de 30 barristas curicanos que se encontraron de golpe y por casualidad en la plaza de peaje.
Los fanáticos se enfrentaron con palos y piedras por un lapso de diez minutos ante la impotente acción de carabineros que tras sumar refuerzos pudo frenar la batahola en la carretera. Los incidentes se registraron a una semana del clásico entre chillanejos y curicanos que se enfrentarán el domingo en Chillán por el Torneo de la Primera B.
La odiosidad entre ambas barras nació el 2004 cuando Ñublense le arrebató el título a Curicó Unido en la liguilla final.
No hubo detenidos de la barra ñublensina, pero sí uno de la facción curicana. Tampoco se registraron heridos. “Nosotros veníamos en la micro después de ver a Ñublense con Naval y nos encontramos en el peaje con los de Curicó, que seguramente sabían que nosotros veníamos por esa ruta y nos querían encarar, ahí se armó la pelea. No hubo heridos menos mal”, comentó Cristián Salgado, alias el “Informador” hincha acérrimo del Rojo.
“A Chillán les vamos a ir a ganar otra vez”, gritó un tortero, antes que carabineros despejara la ruta y permitiera el paso de los vehículos hacia el peaje.
Tras los incidentes, los hinchas chillanejos se subieron al bus y siguieron viaje a Chillán escoltados por carabineros hasta tomar la carretera.
“Ahora sólo esperamos que el equipo juegue como lo hizo ante Naval para ganarle a Curicó en Chillán. En casa ganamos el clásico”, sentenció el “Informador”.


Incidentes en el CAP
No sólo en la carretera se registraron incidentes. En el estadio Cap un hincha ñublensino fue detenido por desacato y ofensa a la autoridad. El lío entre los barristas chillanejos y carabineros comenzó cuando personal policial impidió el ingreso de los lienzos por la nueva disposición reglamentaria de la ANFP.
Los hinchas se opusieron y comenzó el forcejeo. ¿Resultado?. Un fanático detenido. Tras cartón un hincha chillanejo le sacó la gorra a un carabinero y desató un nuevo foco de entrenamiento con el personal policial en la galería sur.
“Menos mal que no nos quitaron el lienzo que nos habían retenido”, contó un barrista de Ñublense.
Carabineros no permitió el ingreso a cerca de 15 fanáticos del Rojo porque “llegaron con hálito alcohólico”. Para el choque entre Ñublense y Curicó se espera un fuerte contingente policial.