miércoles 14 de noviembre del 2018

Última carga01:25:37

Familiares de ñublensinos fallecidos en Calama exigen justicia

familia

  • David Valdés Parra, Carabinero e Ismael Quintul Salgado, cabo del Ejército fallecieron en el año 2010 y 2012, respectivamente. Las investigaciones indican que ambos se habrían suicidado, lo que no convence a sus familias.

Justicia es lo que exigen los familiares de David Valdés Parra e Ismael Quintul, dos ñublensinos que fallecieron, los años 2010 y 2012 respectivamente, en la ciudad de Calama.

De acuerdo a lo señalado por Jannette Parra y Oscar Quintul, que actualmente forman parte de la Agrupación “Familias por el derecho a la verdad”, que reúne a padres y hermanos de jóvenes en formación militar que perdieron la vida y cuyas muertes no se encuentran del todo esclarecidas, la muerte de sus hijos no han sido bien investigadas ya que existen inconsistencias en ambos procedimientos, por lo que exigen que se realicen nuevas investigaciones.

Asfixia por ahorcamiento

David Valdés Parra, oriundo de Trehuaco, fue carabinero de la Primera comisaría de Calama y cuando fue encontrado muerto, el 12 de junio de 2010, llevaba dos años y 5 meses en la Institución.

Según declara Jannette Parra, madre del joven, la muerte del uniformado, oficialmente, se debió a un suicidio, ya que el informe policial indica que este se habría ahorcado. Sin embargo, esta versión desde un principio resultó dudosa para la familia.

“Cuando el cuerpo fue trasladado hasta Trehuacho, en todo lo que implica el servicio fúnebre, nos dimos cuenta que mi hijo tenía arena en la cabeza y una marca en la cara, similar a una herida. En ese momento, por el dolor no asimilamos las cosas, sin embargo cuando viajamos a buscar sus pertenencias a Calama y se nos negó la entrega de éstas fuimos sumando factores que nos dieron motivos concretos para dudar de su causa de muerte”, explicó la madre del carabinero.

Desde ese día comenzaron una serie de intentos para averiguar más sobre la muerte del joven, logrando obtener información tales como que éste habría sido amenazado por terceras personas por querer dejar la Institución o que desde su cuenta de facebook fueron borradas conversaciones realizadas horas previas a su muerte.

A pesar de la serie de diligencias realizadas, la familia de David Valdés no ha podido tener acceso al expediente de investigación, esto al contrario de la familia de Ismael Quintul, Cabo del Ejercito que fue encontrado muerto también en Calama el año 2012.

Muerte por disparo con fusil

Oscar Quintul, lleva años tratando de encontrar la verdad. Su hijo, Ismael Quintul Salgado, fue encontrado muerto al interior del Regimiento Topatér en Calama y de acuerdo al parte policial, éste falleció luego de dispararse con un fusil.

Desde un principio esta versión sobre la muerte del cabo del Ejército no convenció a su familia, quienes, con sus propios medios han realizado una serie de investigaciones en las que han descubierto inconsistencias en el expediente de investigación que existe sobre la muerte del joven.

“Nosotros conocíamos a nuestro hijo y sabemos que no se hubiese suicidado, él era feliz. Como familia queremos que se investigue y se encuentre al culpable de la muerte de Ismael porque sabemos que a él lo mataron”, indicó el padre del cabo.

“Yo me conseguí el expediente de investigación, son 800 páginas y me las leí y encontré muchas inconsistencias que son obvias y que me indican que a Ismael lo mataron. Por ejemplo, uno de los soldados que estaba con él antes de su muerte dice que mi hijo se tomó media botella de ron, sin embargo el informe del Servicio Médico Legal dice que Ismael tenía 0% de grados de alcohol en la sangre. Además, las heridas que tiene en su pecho no coinciden con un disparo de fusil como indica el informe del Ejercito. Esto y otras cosas más son las que me dan a entender que aquí existe un asesino que mató a mi hijo”, agregó el hombre.

Diligencias a futuro

Durante los últimos meses, la familia de ambos ñublensinos fueron contactados por otros padres de la Región del BioBio, quienes también perdieron a sus hijos uniformados en extrañas circunstancias y quienes formaron la agrupación “Familias por el derecho a la vida”. Actualmente, esta Agrupación exige reunirse con autoridades para pedir nuevas diligencias en los casos por las muertes de sus hijos.

“Nosotros como Agrupación esperamos ser recibidos por las autoridades para ser escuchados, por eso, a través del Consejero Cristian Quiroz estamos gestionando reuniones con Alejandro Navarro, quien se comprometió a acelerar una reunión con la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara del Senado”.