jueves 17 de agosto del 2017

Última carga01:25:37

Medio Ambiente anuncia tercer estudio para resolver dudas con relleno industrial

rellleno
  • En el marco de la presentación de la Memoria Social de Biodiversa, autoridad admitió necesidad de mayor certeza.
Un nuevo informe ambiental de lo que sucede en las localidades de Quilmo, Llollinco y El Quillay, en Chillán Viejo, comprometió este viernes el seremi de Medio Ambiente, Richard Vargas,  tras participar en la presentación de la Primera Memoria Social de Biodiversa, en dependencias del fundo donde administra los rellenos domiciliario e industrial.
 
La autoridad planteó esta iniciativa tras ser interpelado por el concejal de Chillán Viejo Rodolfo Gazmuri, quien rompió el protocolo de la cita y pidió a la empresa antecedentes adicionales a los que había entregado previamente, en un video donde se expusieron logros en beneficio de la comunidad.
 
La intervención generó un debate sobre la validez de estudios anteriores en el área y la necesidad de desarrollar uno de mayor amplitud.
 
El seremi explicó que el organismo que dirige reconoce los resultados del informe entregado el año 2013 por INIA Quilamapu, entidad que ganó la licitación para medir concentraciones de metales y bacterias presentes en zonas aledañas al relleno industrial, en especial aguas. Éste arrojó resultados positivos, que garantizaban la inocuidad del entorno, lo que no fue aceptado por la comunidad.
 
Por ello el Colegio Médico  desarrolló, con el especialista de la Universidad de Chile Andrei Tchernitchin, un nuevo estudio informado el miércoles pasado, con resultados que fueron diametralmente opuestos, pues reveló alta presencia de elementos químicos y metales pesados en la zona estudiada, en particular de manganeso, hierro, plomo, cadmio y arsénico.
 
El seremi de Medio Ambiente,  quien el miércoles, tras la entrega del informe del Colegio Médico, había sido mucho más claro en cuanto a que le preocupaba lo que estaría aconteciendo, ayer bajó el tono y dijo que el texto “no es oficial”.
 
No obstante la autoridad regional, tras ser encarado por la prensa,  sostuvo que los antecedentes del Colegio Médico serán analizados a nivel regional y enviados a la Superintendencia del Medio Ambiente.
“El informe parece preocupante y debemos analizarlo en detalle”, destacó, pues deben conocer en profundidad la metodología ocupada por Tchernitchin.
 
Además, tal informe debe ser contrastado con otros que han sido efectuados en la zona, como el que fue elaborado por INIA durante el año 2013.
 
Vargas añadió que lo primero que harán es evaluar los problemas de salud que pudiera tener la población, para lo cual pidió que se informara la cantidad de pozos y punteras que existen en la zona. Un método que puede ser utilizado para determinar si es que el complejo genera efectos en el ambiente es comparar resultados de los cauces aguas arriba y abajo.
 
Agregó que le parece que generar alarma en la población a partir de los antecedentes del Colegio Médico parece desproporcionado, pues antes es necesario esperar un tercer informe del Ministerio de Medio Ambiente.
 
Vargas precisó que se debe tener cuidado que a partir de los resultados de la entidad gremial se realicen llamados alarmistas en la población chillanvejana. “Primero los datos deben ser contrastados por las autoridades competentes, que es la Superintendencia del Medio Ambiente, que mandatará a la Autoridad Sanitaria y a la Seremi de Salud Delegación Ñuble para que tome muestras y sean contrastadas”, especificó.
 
Sostuvo que “por grave que aparezcan los informes del profesor Andrei Tchernitchin, estos antecedentes no son del todo oficiales y por lo tanto tenemos la obligación de recabar datos”.
 
Tercer estudio
La gerenta de Relaciones con al Comunidad en Biodiversa, Paola Nelson, respondió en forma similar al seremi sobre el informe del Colegio Médico, apuntando a que la firma tiene a mano los antecedentes oficiales desarrollados el año 2013, que dan cuenta que no existe contaminación en la zona asociada al funcionamiento de las plantas de confinación de residuos.
 
La profesional agregó que para zanjar las diferencias que existen entre ambos estudios están dispuestos a abrir las puertas de la empresa para un tercer análisis.
 
“Para un tercer estudio nosotros estamos súper dispuestos a colaborar; puede ser un tercero o los que vengan, pero que se conozcan los términos de referencia”, comentó.
 
La ejecutiva, durante la visita a las instalaciones, detalló una serie de proyectos que han sido implementados para asegurar que el relleno cumpla con las normas establecidas en la resolución de calificación ambiental.
 
Además, dijo que tras los rebalses de una piscina de lixiviados durante el invierno de 2014, hecho sancionado por la Seremi de Salud e investigado por la Superintendencia del Medio Ambiente, tomaron medidas que fueron mostradas en terreno.
 
Dentro de los temas que debe resolver la empresa está el de la emanación de malos olores,  expresó el seremi Richard Vargas, quien apuntó que lamentablemente en Chile no hay una norma específica para ello, pero que se está trabajando para generar un reglamento que limite los eventos en plantas como esa, en la celulosa Nueva Aldea, otras celulosas de la zona, pesqueras o plantas químicas.
 
“Los malos olores no pueden ser parte de la operación normal de una empresa”, recalcó la autoridad.