lunes 25 de julio del 2016

Última carga01:25:37

Pemuco, Cabrero y Bulnes continúan como opciones

Las expectativas que se había hecho la mayoría de los asistentes a la presentación del nuevo modelo carcelario que se instalará  en nuestra provincia, eran otras. Algo erradas.
Una vez que el jefe de la Unidad de Modernización del Ministerio de Justicia, Patricio Bellolio, terminó de exponer, se ofreció la palabra a los asistentes y aceptadas éstas quedó en evidencia que la mayoría pensaba que en la cita, a la que acudió el gobernador Eduardo Durán, el seremi de Justicia Roberto Coloma, y el director regional de Gendarmería, Eleuterio Peña, se zanjaría de una vez por todas el lugar en que este proyecto -a estas alturas calificable de intimidante- quedaría finalmente emplazado.
Por lo mismo, una o dos personas hicieron uso de la palabra para hacer preguntas, una que pedía aclarar si se habían hechos estudios de impacto ambiental en los lugares donde ya se habían construido cárceles nuevas, y otra que inquiría en por qué no se escogían lugares despoblados en vez de sectores cercanos a aldeas y poblaciones rurales.
Antes de que se esbozaran las respuestas pertinentes, el asunto mutó a cabildo, cuando el alcalde de Chillán Viejo tomó el micrófono, no para preguntar nada, sino que para declarar que su comuna no estaba en la lista de posibles para recibir un proyecto semejante.
“Esto lo digo con un antecedente súper importante: ése fue el acuerdo que se tomó con el ministro (Andrés) Allamand. Cuando el señor gobernador señala que el terror y el pánico (con tono irónico) está en Chillán tras lo que sucedió después del terremoto, nos está señalando que ese terror y pánico sí se puede trasladar a las comunas aledañas”, criticó el edil,  quien volvió a insinuar que sólo se aceptaba como posibles destinos de la cárcel a aquellas comunas en las que no hay un alcalde que represente a la Alianza.
Aylwin además repasó a su par de Chillán, Sergio Zarzar (a esas alturas ausente). “Por qué no dice que en 2007 hubo un acuerdo unánime para llevar la cárcel a Colliguay, que sigue siendo un acuerdo vigente. Acá se ha pasado a llevar a las comunas chicas porque representan menos electores”, acusó, recibiendo aplausos y abucheos instantáneos por parte de quienes le enrostraron que no era ese el momento de politizar el tema y que la reunión era para conocer un proyecto carcelario y no para escenas proselitistas.

“Las tres en carrera”
Restablecer la calma tras la intervención del alcalde tomó unos minutos.
Entonces tomó la palabra el seremi Roberto Coloma para responder parte de lo que reclamaba Aylwin. “Yo le podría contestar al alcalde de Chillán Viejo en este minuto varias cosas, de hecho me las estoy aguantando”, le respondió y se mostró llano a debatir con él en cualquier otro momento y con los medios de prensa presentes.
Luego fue el turno del ex alcalde de Bulnes, Jorge Hidalgo, quien se mostró inquieto “porque ni en este Gobierno, ni en el anterior, después de cinco años todavía no se ha tomado la decisión de dónde instalar la cárcel, cuando el Concejo Municipal de Chillán dio su aprobación de emplazarla en Colliguay, que es un decreto alcaldicio que aún no ha sido derogado y lo que tienen que hacer ustedes es echar a andar el acuerdo”, dijo mostrando una copia del acuerdo firmado por el ex alcalde Aldo Bernucci.
Como respuesta obtuvieron que tras el terremoto de 2010, muchas decisiones similares debieron ser replanteadas y, por lo tanto, descartadas por asuntos de seguridad.
Finalmente, la mayoría se retiró informado -que era el propósito de la reunión-, pero insatisfechos y sin la respuesta a la principal pregunta.
El seremi desmintió cualquier acuerdo o compromiso de compra de alguno de los terrenos en carpeta, que son Santa Clara (Bulnes), Pemuco y Cabrero, dejando en claro que sólo buscan un lugar entre Chillán y Los Ángeles, cercano a la carretera, lugar que tendrá una cortina de árboles para no hacer tan visible la cárcel. De hecho se abre a analizar nuevos predios.
Respecto a la cárcel actual, una vez que se trasladen a los reos “ese terreno deberá volver a Bienes Nacionales porque se trata de un predio fiscal, pero no tenemos claro cuál será su destino”, advirtió el seremi.