jueves 15 de noviembre del 2018

Última carga01:25:37

Municipio retrasa cuarto tramo de Av. O’Higgins para evitar caos vial

A ello se suman los retrasos en las obras de Av. Argentina con Ecuador y de Collín con Pedro Aguirre Cerda.

Las obras viales suman y siguen en la comuna de Chillán y con ello, proliferan también los incómodos tacos y congestión vehicular que impacientan a los automovilistas mañana y tarde. El punto es que si la ciudadanía clama por progreso, mejores accesos y calles en buen estado, ¿cómo se congenia dicho avance con las incomodidades que las mismas obras generan?

Según los vecinos y algunos comentarios que los propios afectados han realizado a través de las redes sociales, la solución es postergar algunas obras, priorizando el término de aquellas que se encuentran más avanzadas, como lo es el tercer tramo de Avenida O’Higgins.

Considerando los reclamos de los últimos días, desde el municipio chillanejo se ha tomado la opción de retrasar de cierta manera los trabajos que corresponden al cuarto tramo de dicha arteria, entre Collín y Ecuador, para así dar un respiro a aquellas calles que ya comienzan a tener serios problemas de congestión y que en el futuro podrían radicalizar las molestias.

Así lo aseguraron ayer desde el  municipio, donde explicaron que el proceso de licitación del mencionado tramo, que comenzaría estos días, será pospuesto para dar tiempo al avance del tercer intervalo en ejecución (Paso de Piedra-Collín).

Asimismo, de acuerdo a lo señalado por Iván Badilla, administrador municipal, tras la última reunión de trabajo en torno al avance de las obras viales, se tomó la decisión de reorganizar los avances de dos nuevas remodelaciones urbanas. “Nosotros ahora estamos trabajando en Av. Collín con Argentina, hicimos un estudio y pensamos que mientras la gente se organiza y se acostumbra a esto, mientras tanto vamos a desfasar las obras correspondientes a Ecuador-Argentina-Vicente Méndez, para preparar el trabajo en este intersección. Esto significa entregar toda la información a la comunidad, para que la gente conozca los cambios de tránsito”, explicó el funcionario.

No obstante, Badilla agregó que se trata de obras con sólo un mes de diferencia, cuyo retraso permitirá el avance más expedito y con menos congestión de otras obras. “No se trata de un gran desfase, son obras escalonadas y con diferencia de un mes entre ellas para dejar que continúe el tercer tramo, porque nosotros necesitamos tener claro el avance de Av. O’Higgins, para poder despejar algunas áreas y así darle más tiempo a esos trabajos”, señaló.

Llamado a los automovilistas

Dado el desorden y peligro que conlleva el desconocimiento de los automovilistas, Badilla hizo un llamado a tomar en cuenta las señaléticas de desvío puestas en las arterias intervenidas y asumir el “costo del progreso”. “Las personas que usan estas arterias tendrán que entender que para que tengamos estos avances, tenemos que pasar por esto algunos meses. Estamos conscientes de que Chillán va a tener muchas obras funcionando, junto con todo lo que conllevan, trabajos de semaforización, iluminación, red de alcantarillado, entre otras cosas y deben entender que este es el costo del progreso”, concluyó.