martes 13 de noviembre del 2018

Última carga01:25:37

Carlos Parra: el radical que amenaza la hegemonía del diputado Jarpa



Con raíces en Ñuble, vivió gran parte de su vida en el extranjero tras el exilio y hoy es consultor de empresas internacionales. Señala que debería haber un límite a la sucesión de los integrantes del Congreso.

Carlos Humberto Parra Merino, abogado de la Universidad de Concepción, consultor internacional, ex embajador en Finlandia, ex director del SAG y el cerebro tras el satélite nacional Fasat Charlie, es la carta de los radicales descontentos para reemplazar al actual diputado Carlos Abel Jarpa.
El asesor de empresas internacionales, con raíces en Colmuyao y Quillón, salió joven de Chile, pues obtuvo una beca del Consejo Británico, que lo obligó a dejar la docencia para ir a Londres, donde se perfeccionó en Derecho y Comercio Internacional.
Tras el Golpe Militar, comenzó su periplo por diversos países y el alejamiento de esta tierra, a la que vuelve de tanto en tanto, pues tiene con su esposa, Ella Gleissner, un campo de arándanos y flores.
Fue el primer nacional miembro del Instituto de Estudios Estratégicos de Londres, orientado a temas de Defensa y Seguridad.
“El día del Golpe de Estado fui el primero en levantar la voz contra la Dictadura en el exterior, durante el congreso del Partido del Trabajo que se celebró en Amsterdam. Posteriormente, fundé el Instituto para el Nuevo Chile, de Holanda, junto con Orlando Letelier, y fui quien reunió a la oposición chilena”.
Volvió a Chile el año 1994, tras 24 años y como abogado de empresas extranjeras, participó en el proyecto del Gasoducto Trasandino.
Fue subsecretario de Aviación y durante ese tiempo pudo dar forma a la idea de construir el  satélite Fasat Charlie, con Corea.

- ¿Qué tan fidedigno es su interés por representar a la provincia en el parlamento?
- Esto tiene que ver con una antigua aspiración. En primer lugar, voto en Chillán por muchas años y soy militante de la asamblea en Chillán y participo lo más regularmente que puedo en ella.
Vivo mucho en Chillán. No soy santiaguino, no me siento santiaguino. Éste es el lugar donde yo siento que voy a vivir el resto de mi vida. Me interesan los problemas de las regiones, pues  las regiones no están bien desarrolladas.

- ¿Está dispuesto a participar en una lucha interna entonces?
- Yo estoy invocando el derecho a competir dentro de mi partido. Somos un partido que cumplirá 150 años. La lucha interna ha sido siempre un instrumento que hemos invocado. Un partido necesita plantearse de tiempo en tiempo si las personas que están en un cargo lo están haciendo bien o hay otras que pudieran hacerlo mejor. Esa es la opción que quiero que los militantes de mi partido tengan, que elijan, que conozcan y que elijan. El actual diputado es una excelente persona y muy empeñosa, pero me parece que yo lo puedo hacer bien y mejor, y por eso he presentado el nombre al partido. Creo en los partidos, independiente de que no sean los más populares, pero los partidos como opción ciudadana, como vínculo de ideas, es una de las opciones más completas que hay y por eso quiero robustecer mi partido en mi distrito, en la Región, y creo que tengo ideas que ofrecer al país.

- Entonces, ¿está dispuesto a participar en primarias con el diputado Carlos Abel Jarpa?
- Nosotros le llamamos “lucha interna”. Eso es lo que quiero, que internamente disputemos con el diputado Jarpa, quien tiene el favor de la militancia, a quien se considera que es su mejor representante. Han tenido tiempo de juzgar al diputado Jarpa, lo han conocido bien en todos estos años en que ha sido parlamentario. Hay cosas concretas que he hecho en mi vida como funcionario público y eso es lo que ofrezco, he sido funcionario internacional, me interesa apoyar a la agricultura y me interesa en serio la industria. He dicho que si soy diputado lo sería por sólo un período.

Evaluar a parlamentarios
- ¿Es crítico de la eternización de los cargos?
- No soy partidario de eso, pero tampoco puedo negarme a que si una persona es extraordinariamente buena, si un parlamentario es excepcional, puede seguir si la gente lo sigue votando, también es parte de la democracia, pero en general, como sistema, no creo en las elecciones sucesivas.

- ¿Qué evaluación tiene de los parlamentarios de Ñuble?
- Pienso honestamente que los parlamentarios en ejercicio pudieron hacerlo mejor y justamente por eso estoy postulando. Todos los partidos debieran tener el deber de examinar si el desempeño de sus representantes es el que se espera. Hay que revisarlo siempre. Pero normalmente pasa que los partidos quieren mantener su representación. Pero el Partido Radical necesita despertar y levantarse, pues el radicalismo es una opción muy importante en la política chilena.