lunes 27 de marzo del 2017

Última carga01:25:37

Región del Ñuble: los obstáculos a vencer durante la tramitación legislativa

 
proyecto2
  • Iniciativa deberá ganarle al contexto electoral municipal; la agenda propia del Ejecutivo y los intereses personales de algunos parlamentarios.
Para muchos, el verdadero desafío por convertirnos en región comenzará una vez que el proyecto de ley ingrese al Congreso. 
 
Todo indica que el próximo 20 de agosto, la Presidenta Bachelet firmará la iniciativa en Chillán Viejo, con lo que se iniciará un largo y complejo trámite, que en el caso de las regiones de Arica y Los Ríos, duró dieciocho meses.
 
Según el senador, Felipe Harboe, lo primero es unirse en torno a un frente común.
 
“La idea es convocar a todos los parlamentarios de la Región del Bío Bío. Ojalá el proyecto ingrese por el Senado, para así ponernos de acuerdo entre los senadores,  y particpar de la comisión de Gobierno Interior, si no es con derecho a voto, sí con una participación nominal en las sesiones. Debemos ponernos de acuerdo en aspectos técnicos del proyecto, como las provincias y sus capitales, para así no tener diferencias entre nosotros que puedan significar un aumento en el plazo. Invitaremos a representantes de los distintos territorios y comunas, en fin, habrá mucho trabajo”, sostuvo el parlamentario.
 
Harboe reconoce que deberán desplegar toda su capacidad de “seducción”, pues hay parlamentarios que no están de acuerdo con dividir las actuales regiones.
 
“Otros dicen que no, pero lo que esconden son más bien aspiraciones propias de crear nuevas regiones, por lo que intentarán condicionar la aprobación de la iniciativa, al compromiso del Gobierno de crear una nueva región. Yo creo que tendremos mayoría”, manifestó.
 
Para el legislador, lo ideal sería que el proyecto ingresara por el Senado, “pues nosotros ya hemos estudiado el tema. En la Cámara de Diputados, existe mayor variedad, y las aspiraciones de los diputados por tener regiones para ser senadores son infinitas. En el Senado, en el caso de los senadores por Bío Bío, nos quedan más de seis años por delante, lo que da una visión más tranquila para estudiarlo”.
 
Respecto de plazos, si el Senado aprueba el proyecto antes de fin de año, “durante el primero semestre de 2016 se estaría viendo en la Cámara de Diputados”, agregó.
 
Un poco menos optimista se mostró el senador Víctor Pérez, quien en el supuesto que el proyecto ingrese ahora en agosto al Parlamento, cree que las prioridades legislativas del Gobierno van por otro lado, como la agenda de probidad, y las reformas laboral y educacional.
 
“También están las elecciones municipales, lo que influye en la tramitación normal de una iniciativa de esta naturaleza. Ahora bien, por supuesto que se pueden establecer alianzas entre los parlamentarios de la zona para acelerar la discusión, sin embargo, creo que habrán obstáculos. Todo va a depender de la urgencia que le coloque el Gobierno, algo que sucedió en el caso de Arica y Los Ríos, y que permitió despacharlo”, sostuvo el legislador gremialista.
 
Otro freno que pudiera tener la discusión de la Región del Ñuble, dice relación con la prioridad que el Ejecutivo le ha dado a los proyectos de elección directa de intendentes y traspaso de competencias, los que seguramente coparán la agenda de este segundo semestre.
 
“Además, yo no sé si vamos a contar con el informe finaciero de Hacienda sobre lo que costará la implementación de la nueva región, algo fundamental, pues no se pueden aprobar proyectos que no tengan financiamiento”, aseveró Pérez.
 
Asistir a las comisiones
Desde la Cámara Baja, el diputado Carlos Abel Jarpa estima que el rol que la bancada regionalista jugará será esencial.
 
“Esta instancia, presidida actualmente por Rodrigo González, está integrada de manera transversal por diputados de todos los colores políticos. Cada uno de los parlamentarios por Bío Bío deberemos conversar y sensibilizar a nuestras bancadas sobre la relevancia que tiene el proyecto como modelo de desarrollo descentralizado. Efectivamente, hay parlamentarios del área metropolitana que no participan de la bancada regionalista, por lo tanto, nosotros debemos hacer un esfuerzo para socializar el mensaje presidencial y la necesidad que tiene Chile de descentralizarse”, sostuvo.
 
Jorge Sabag, en tanto, prefiere concentrarse en la firma del proyecto.
 
“Después vendrá una ronda de conversaciones con las diferentes bancadas para concitar apoyo, pero no hay que precipitarse. Éste es un buen proyecto, que debe sociabilizarse con inteligerncia y sin premura”, manifestó.
 
Loreto Carvajal, en tanto, considera primordial que los parlamentarios locales asistan a todas las comisiones en que se discuta el proyecto.
 
“Aquí no sirve decir estoy con Ñuble Región, y resulta que cuando se tiene que discutir, no llega nadie. Ingresando el proyecto, no me cabe duda que todos los parlamentarios de la región haremos el lobby necesario para agilizar su tramitación. Actualmente, el presidente de la Cámara y el presidente de la comisión de Hacienda, son del PPD (Marco Antonio Núñez y Pepe Auth, respectivamente), por lo que contamos con su apoyo. La comisión de Regionalización es la más numerosa de la Cámara, tiene 25 miembros, por lo tanto, creo que será fácil el avance de la iniciativa”, sostuvo la diputada.