Ñublense tras estadio alternativo para 2015

 
  • Nelson Oyarzún será sometido a arreglos para el Mundial Sub-17.
 
Corría el año 2008 y Ñublense se trasladaba al estadio fiscal de Linares para hacer de local en el Torneo de Apertura, ya que el estadio Nelson Oyarzún había sido demolido y se reconstruía para albergar el Mundial de Fútbol Femenino.
 
El cambio de escenario derivó en una campaña histórica para el club.
 
Es que los diablos rojos jugando en la Séptima Región lograron la clasificación a la Copa Sudamericana y lideraron la fase regular ganando todos sus encuentros en Linares.
 
Buscará estadio
 
El segundo semestre del año 2015 se repetirá la historia. 
 
Los diablos rojos tendrán que buscar un recinto alternativo para hacer de local, porque el estadio Nelson Oyarzún será sometido a una serie de arreglos para albergar el Mundial Sub-17.
 
Así lo confirmó el alcalde Sergio Zarzar, quien ratificó que la cita planetaria se realizará entre octubre y noviembre del próximo año, y que meses antes, la FIFA tomará el control del emblemático recinto de la calle Pedro Aguirre Cerda para proyectar los arreglos en  diversos sectores.
 
“Con los trabajos se paralizarán las actividades en el estadio y pasará a manos de la FIFA. Se harán arreglos en las butacas, se tiene que recuperar la cancha, el estadio se va a pintar, también tienen que estar aptas las oficinas que ocupará la FIFA”, detalló Zarzar.
 
Ante este escenario, el segundo semestre del próximo año la dirigencia de Ñublense podría arrendar el estadio de Concepción, que en junio del año 2015, solo si está construido, será sede de la Copa América.
 
Otra alternativa es el estadio CAP de Talcahuano, aunque la que está más a la mano es el estadio “Arístides Bahamondes” de Chillán Viejo, que fue, precisamente, el segundo semestre del 2008 la casa de Ñublense en el Torneo de Clausura. Eso, solo si la ANFP lo autoriza para recibir partidos de Primera A.
 
El recinto chillanvejano se construyó bajo la administración del ex alcalde Julio San Martín, quien se esmeró en concretar ese proyecto para que el Rojo se trasladara a la comuna histórica.
 
El cuadro de Fernando Díaz, en ese entonces, entrenador de Ñublense, no hizo una buena campaña en el estadio chillanvejano y selló el Clausura en Collao perdiendo 2-0 ante Universidad Católica.