sábado 20 de octubre del 2018

Última carga01:25:37

“Chillán Antiguo” recibe Llave de oro

Para el artista visual y diseñador gráfico chillanejo Máximo Beltrán Fuentes, el rescate y registro de la  memoria colectiva de Chillán se ha convertido en una especie de misión. En torno a ello ha editado libros, realizado exposiciones artísticas y sin duda, el emprendimiento del blog “Chillán Antiguo” ha sido y es una tarea que le ha deparado desde sorpresas, encantamiento, hasta, como ahora, reconocimientos.
En enero que se fue ayer, recibió el grato comunicado (lo hizo Cris Salazar) de la red “Curvatorium” de Santiago, que le significó a Max Beltrán y al blog “Chillán Antiguo”, recibir el galardón “La llave de oro”, que mensualmente se entrega a quienes se destacan en esta tarea de rescate.
Max Beltrán señala que “Curvatorium” es un grupo privado sin fines de lucro a cargo del rescate de la memoria de la ciudad de Santiago. “Se ha formado un portal donde se destacan las redes privadas  y se entrega mensualmente esta interesante ‘Llave de oro’, en que se destaca, como en mi caso, un blog independiente”, dice Max.
 Con motivo de las numerosas actividades  que se realizaron a nivel nacional por el Bicentenario de la patria, la Dibam distinguió al blog “Chillán Antiguo”.
¿Qué mueve al artista, a Max Beltrán en este incansable afán por rescatar, por registrar la memoria colectiva de Chillán?
“La verdad es que siento que es algo muy importante el preocuparse por este rescate y registro de la memoria  de nuestra ciudad.  ¿Cómo avanzar sin tener claro, preciso, retenido y asumido lo que hemos sido y somos? No es una tarea fácil, pero hay personas en nuestro medio genuinamente interesadas en el tema, como también uno asume que hay muchas otras que no se interesan en absoluto. Hemos hecho cosas, incluso algunas publicaciones y la idea es continuar en esta línea”, asegura.
El  blog “Chillán Antiguo” ha sido para el artista y diseñador toda una sorpresa. “Ha tomando forma y cuerpo, y son muchas, muchas las personas que se sienten identificadas y que conforma esta verdadera red humana en torno a este Chillán impalpable y paralelo que es el Chillán de ayer, especialmente el anterior al terremoto de 1939. Son incontables las fotografías que han aparecido, historias, anécdotas. Tanto así que ha nacido la Corporación Patrimonial Chillán”.